5 Claves Para Controlar la Temperatura en tu Cultivo de Cannabis

In Precultivo by Emanuel Lores2 Comments

El otoño es una temporada ideal para empezar un cultivo en interiores. Cuando se termina el verano las altas temperaturas empiezan a reducirse y esto es muy beneficioso para las carpas de cultivo, ya que estas producen calor gracias a las fuertes niveles de radiación que emanan de las luces de Alta Presión de Sodio y Halogenuros Metálicos.

Cultivar en primavera/verano es muy beneficioso si plantas en exteriores con luz solar, pero para un cultivo indoor quizás no sea la mejor idea.

El cannabis en cultivos artificiales es muy sensible a las temperaturas altas y a pesar de que es una planta de crecimiento vigoroso, una temperatura demasiado alta podría atrofiar el crecimiento, reducir el nivel de potencia de los cogollos y si las plantas están muy cerca a la luz, quemarlas.

Al incrementar la temperatura, la planta requiere de un mayor nivel de CO2, y al cultivar en interiores, cuando la temperaturas suben demasiado las plantas consumirán rápidamente todo el CO2 de la habitación llegando a lo que denomina como Saturación Lumínica, que es el punto máximo en la que la planta puede absorber la luz a través de la fotosíntesis.

Es por esta razón que iniciar un cultivo indoor en Primavera con miras a cosechar a mediados de verano puede convertirse en una pesadilla. El consumo eléctrico se convierte en el mayor factor de quiebre, ya que es necesario instalar aire acondicionado, o en el mejor de los casos, extractores más potentes, ventiladores y demás.

En zonas donde el calor es seco, o en caso de que se use aire acondicionado, también hay que pensar en los niveles de humedad, así que podrás incluir en tu lista de implementos extras para nivelar la temperatura en climas cálidos un humidificador que además de tener que comprarlo hay que estar rellenando con agua cada 12 a 24 horas (dependiendo en el tamaño del tanque de reserva) lo cual lo hace increíblemente dependiente de ti.

El cultivo indoor en verano puede ser todo un desafío, pero con la llegada del otoño muchos de estos problemas se terminan. Las temperaturas empiezan a descender y es más fácil y económico controlar la temperatura dentro del armario.

 

Ante nada aclaremos la información más relevante:

La pregunta que todo principiante en cultivos en interiores se hace es: ¿Cuál el la temperatura ideal para mis plantas?

Idealmente la temperatura al germinar debe estar entre los 70°F – 90°F (21°C – 32°C), pero una vez estas hayan germinado las plantas de cannabis tienen un mejor desempeño de crecimiento a unos 78°F (26°C).

En General las plantas en interiores se mantendrán creciendo sanas en el rango de los 70°F – 85°F (21°C – 29°C).

Al cultivar en interiores, esta temperatura es muy fácil de mantener siempre y cuando el calor que proviene del exterior no sea un problema.

Por esta razón en otoño/invierno es muy fácil controlar que tus plantas mantengan esta temperatura usando luces de halogenuros Metálicos y Alta Presión de Sodio.

Es importante resaltar que la razón que recomiendo estos focos en esta época del año es por el alto nivel de calor que emiten.

Si usas otros métodos de iluminación, ya sea luz Fluorescente de bajo consumo o LED, (y a pesar de que este último es de las mejores opciones en iluminación indoor que se puede encontrar hoy en día en el mercado). Tendrás que pensar en agregar calefacción a la habitación/cultivo puesto que la temperatura por debajo de 70°F (21°C) reducirá el crecimiento de las plantas haciendo tu cultivo poco rentable.

En las horas de oscuridad la temperatura puede disminuir hasta los 64°F (18°C), sin causar mucho problema al crecimiento de las plantas, pero asegúrate que la temperatura no baje demasiado. Si es necesario, puedes instalar un calentador con termostato el cual te deja regular a la temperatura deseada. Estos funcionan muy bien ya que se apagan y prenden automáticamente cuando la temperatura ambiente llega al nivel programado.

Una opción muy útil para ahorrar en calefacción de noche es, invertir los horarios; me refiero a prender las luces de noche y apagarlas de día. De esta forma, en las horas de la noche que son las más frías en invierno las luces actuarán como calefacción, y de día cuando la temperatura ambiente de por sí es más cálida tendrás las luces apagadas lo cual ayudará a mantener el nivel de temperatura más nivelado.

A continuación te dejo 5 claves que te ayudarán a resumir lo que hemos hablado sobre controlar la temperatura.

  • Empieza tu cultivo indoor en otoño o finales de verano, de esta forma no tendrás que preocuparte de reducir la temperatura con equipos de refrigeración costosos.
  • Cultiva usando luces de alta radiación como las HM (Halogenuro Metálico) y las APS (Alta Presión de Sodio).
  • Invierte el ciclo de luz de armario de cultivo para que las horas de oscuridad en el indoor sean en el día cuando hay más calor y los focos se prenden de noche, de esta forma habrá más calor en las horas de menor temperatura.
  • Siempre ten a mano un calentador con termostato, consumen poca energía y puedes regular la temperatura para que (en especial de noche) esta no baje demasiado.
  • No uses focos fluorescentes de bajo consumo, ya que producen poco calor y no tienen la potencia lumínica para un crecimiento óptimo; terminarás haciendo una gran inversión y cosecharás un resultado terrible (una pérdida de tiempo).

Empieza ahora.

Uno de los mayores errores cometidos por los principiantes es intentar ahorrar dinero en semillas. Pero semillas baratas significa poner en riesgo tiempo y dinero de tu operación.

Para que empieces por buen camino, quiero regalarte este primer libro, que podrás bajar en formato PDF.

Mandame La Guia Gratis!

Comments

Leave a Comment